Bruschettas de hongos y espárragos con huevo poché

No sé a ustedes, pero a mí no me toquen el desayuno si no quieren verme de mal humor gran parte de la mañana 😡 Puede faltarme o flojearme cualquier comida, menos el desayuno. ¡Con el desayuno no se juega! Para mí, es tan importante que no corre eso de conformarse con algo rapidito y salir corriendo. Soy capaz de levantarme una media hora antes (o el tiempo que sea necesario) si de ello depende desayunar bien, sin prisas y a gusto; que no se trata de cantidades sino de calidad y de tranquilidad, que quede claro. Frutas, tostada de pan casero, algunos frutos secos y semillas más queso vegano hecho en casa son los pilares del comienzo de mi jornada (más mate; claro está), porque así como arranco mi día siento que planteo mi día al universo. No sé si ya se los he contado (y pido disculpas si ya lo he hecho. Estaré poniéndome vieja, entonces... Jajaja), pero en mis primeros años de estudiante universitaria, cursaba en simultáneo dos carreras - una por la mañana y otra por la noche -, llegando a casa casi de madrugada, con el último colectivo/bus que si no lograba tomarlo me quedaba de a pie y viendo qué hacía con mi humanidad. Bueno, el caso es que, al otro día, arrancaba mi jornada temprano porque tenía un viaje de más de una hora (con combinaciones de transporte) para llegar a la facultad; sin embargo, me levantaba 30 minutos antes - feliz de la vida - para no andar corriendo como loca y poder tomarme mi desayuno tranquila (cada loco con su tema, que ya lo cantaba Serrat) 😊😊😊

Pues, el brunch es algo así como un desayuno prémium porque nos da la posibilidad de poder levantarnos un rato más tarde y, al mismo tiempo, de plantearnos el desayuno, ya más cercano al almuerzo, como una cosa seria-bien seria con recetas algo más elaboradas que unas buenas tostadas caseras. Y a mí me sabe a gloria, a mimo del bueno, a hermano mayor de un desayuno con todas las letras 😍😎 Por eso, de tanto en tanto, en mi cocina se prepara un brunch como corresponde para disfrutar de un día domingo o de un feriado/día festivo como debe ser 😉


Estamos en temporada de espárragos y no puedo dejar de aprovecharlos para preparar unas bruschettas súper sabrosas y muy completas que nos permitirán empezar el día con mucha energía y nutrientes. Pocos ingredientes alcanzarán para dejarnos felices como niños 😋😊


No he puesto cantidades en el listado de ingredientes porque dependerán de los asistentes a la mesa. Nadie mejor que ustedes para saber cuánto comerá cada quién, si son de buen diente o si prefieren combinar un poquito de cada cosa que se sirve. En mi caso, por ejemplo, con una de estas bruschettas quedo súper contenta y satisfecha. 

Vamos con el paso a paso que es más complicado de explicar que de preparar, se los garantizo 😉

Antes que nada, limpiamos y cocemos al vapor unos lindos espárragos frescos. Reservamos hasta el momento de armar.

En una sartén, salteamos cebollas, cortadas en juliana o pluma, junto con ciboulette/cebollino fresco picado (puede ser deshidratado) y hongos Portobello, cortados en láminas. Dejamos que los vegetales se doren bien y condimentamos con sal, pimienta, nuez moscada y cebolla de verdeo deshidratada. Reservamos.


Cortamos rodajas de pan casero (en mi caso, es un pan integral al 100% con harinas de trigo y de centeno) que distribuimos en placa para horno, previamente humedecida con rocío vegetal (podemos utilizar manteca/mantequilla o aceite en su lugar) y doramos ligeramente por un lado. Luego, las damos vuelta y disponemos sobre ellas abundante salteado de vegetales (pero... abundante en serio, como se puede ver en las fotografías del paso a paso), ubicando encima algunos espárragos cocidos.


Sobre cada bruschetta presentamos, entonces, una lámina de queso Gruyere que cubrimos con abundante queso rallado (en mi caso, un sabroso Provolone). Llevamos a horno caliente para que los quesos se derritan y gratinen, fundiéndose con gracia y mucho sabor sobre los vegetales.


Mientras tanto, preparamos los huevos poché/escalfados que coronarán este suculento bocado. Para ello, podemos utilizar la receta de huevos que heredamos de madres o abuelas, la que aprendimos en tal o cual libro o la que nos enseñaron en la escuela de cocina. La verdad es que aunque parezca una tontería, el huevo (en cualquiera de sus versiones) presenta pequeños retos a la hora de cocerlo de manera correcta, en especial, a los principiantes. Por eso mismo, y porque hay técnicas que nos ayudan de maravillas sin despeinarnos ni un rulo, les presento (a quienes no conocen esta manera de preparar huevos poché) o les recuerdo este método infalible y anti-estrés (porque unos huevos no van a romper la armonía de un brunch con letras mayúsculas...).

Para realizarlos, llenamos una cacerola con abundante agua, la tapamos y dejamos que el líquido hierva. Entretanto, tomamos una taza tamaño té (o un vaso), la cubrimos con papel film y la humedecemos con rocío vegetal. Procuramos que el papel film nos sobre por todos lados (unos cuantos centímetros por aquí y por allá, sin exagerar demasiado) para poder armar con él una bolsita o paquetito. Allí dentro volcamos el huevo (que cascamos en otro recipiente por si no sale bueno).


Condimentamos con lo que más nos guste (en mi caso, utilicé  sal, pimienta, nuez moscada y orégano deshidratado) y cerramos muy bien el paquetito, tomando los lados del papel film y uniéndolos para retorcer bien y atarlos,  ayudándonos con un hilo apto para cocinar (como el que se utiliza para hacer tournedos o medallones de carne, o para atar matambres de todo tipo). 


Una vez que el agua de la cacerola comienza a burbujear bastante - casi a un paso de romper hervor - sumergimos los paquetitos de huevo allí dentro, buscando que queden cubiertos por el agua y los cocemos por unos 4-5 minutos. Ayudándonos con una espumadera, los retiramos y les quitamos el papel film, cuidando de no quemarnos.


Coronamos cada bruschetta con el huevo poché/escalfado y servimos de inmediato. ¡A disfrutar que la vida es corta y vale la pena por las pequeñas y simples alegrías! 😍😋😉


Algunas observaciones y recomendaciones finales: En lugar de cebollas pueden utilizar puerros o echalotes/chalotas. Del mismo modo, como ya les dije antes, pueden reemplazar el ciboulette/cebollino fresco por deshidratado. 

Los hongos Portobello pueden sustituirse por aquellos hongos que se den mejor en la zona donde viven. Champiñones de París, shiitakes y gírgolas/champiñones ostra quedarán de maravillas también. Entretanto, si así lo prefieren, pueden reemplazar las setas de esta receta por espinacas.

Pueden hervir los espárragos, si así lo desean; sin embargo, cocidos al vapor es como mantienen más nutrientes. Aquí encontrarán el método más efectivo para limpiarlos, sin complicarse la existencia.

Si lo prefieren, pueden utilizar espárragos blancos, trigueros o en conserva.

El queso Gruyere de la receta puede sustituirse por Fontina, queso Azul, Gouda, Camembert o Brie. En todos los casos, se lograrán distintos matices de sabor, algo más suaves o acentuados, según qué queso se utilice; sin embargo, siempre quedarán unas bruschettas muy sabrosas.


Para preparar los huevos poché, recuerden que deben encontrarse a temperatura ambiente; para ello, sáquenlos de la heladera/nevera/refrigerador al iniciar las tareas para realizar la receta. Asimismo, no los cocinen más de 4-5 minutos si buscan que queden con la yema bien jugosa. En mi caso, lo estaban, les doy mi palabra de honor; sólo que no los he partido para mostrarles en las fotografías, porque de pensar que tabla y camino se ensuciarían todos con la yema cremosa y tierna me dio un ataque de urticaria. Es que me encanta comerlos en este punto, pero no me gusta el enchastre que hacen... TOCS que una tiene, ¿vio? 😵.

Uno de los beneficios de preparar los huevos con esta técnica es que quedan muy bien armados y presentables; mucho más que con el método tradicional que, por lo general, nos obliga a tener que emprolijar las aristas o "lenguas" de clara que se cocinan de manera caprichosa (aún cuando estamos dándole forma con la espumadera de manera constante), perdiendo parte del huevo y trabajando de más. 

Al armar los paquetitos que contienen los huevos, lo ideal es quitarles el aire lo mejor posible; pero, no pasa nada si algo de aire queda atrapado allí. Eso implicará que el paquetito flote con mayor facilidad y que deberemos asegurarnos de que el huevo quede bajo el agua para alcanzar la temperatura adecuada de cocción.

Para condimentarlos pueden utilizar estragón, perejil o cilantro (frescos o deshidratados) si no desean incluir orégano.

Pueden preparar los huevos con anticipación, si así lo prefieren. Para ello, una vez que los sacan del agua caliente, deberán pasarlos por agua helada para cortar la cocción. En ese caso, antes de servirlos, tendrán que calentarlos nuevamente.


Esta receta es perfecta como brunch, pero también funciona de maravillas como almuerzo o cena livianos, o entrada/entrante para una reunión con amigos. Pruébenla; estoy segura que si les gustan los espárragos y los huevos quedarán súper felices con su combinación de sabores delicados y agradables 😉

Antes de despedirme, quiero mencionarles que he actualizado la sección La huerta en primavera en donde menciono los productos más sobresalientes de la temporada (como se imaginarán, en general, son válidos para cualquier parte del planeta). Pues bien, ahora en su versión recargada pueden encontrar más productos propios de esta estación, junto con el listado completo de recetas saladas y dulces que he preparado en este blog con esos ingredientes como protagonistas principales, ordenaditos por tema y en el sentido del alfabeto. De más está decir que el listado se irá actualizando de manera constante, a medida que surjan nuevas recetas de estación. Entretanto, como no me olvido de mis amigos del hemisferio norte, les cuento que pronto tendré renovada de igual manera la sección de La huerta en otoño para que todo mundo tenga la información al alcance de la mano.

A La huerta en primavera se puede acceder desde la cabecera del blog (allí, debajo del nombre y de la pequeña descripción de mi cocina) en donde se lee DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS. MÁS... Al cliquear allí (en MÁS) se despliega el menú disponible y, entre las opciones, se encuentran las de la huerta según cada estación.

Los invito a que si preparan esta receta (u otra de mis propuestas de este blog) compartan sus fotografías en la página de Facebook de Bouquet Garni Recetas, así puedo asomarme a sus cocinas y deleitarme con sus preparaciones.

Les deseo una hermosa semana. Espero que disfruten mucho junto a sus seres queridos y recuerden experimentar en la cocina que siempre algo bueno sale de allí 😘😘😘

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas - Silvina Fernández Di Lisio
Digiscrap: ©Studio Manu/Just Jaimee/2am Designs/Creative Bloom Designs



Comentarios

  1. Para mi también es importante el desayuno, de hecho es la comida que más me gusta, pero muy diferente al tuyo. A mi no hay quien me saque de café, leche, tostadas, mantequilla, mermelada,... Nada que ver con el tuyo, que me lo haría para cenar y más feliz que una perdiz.
    Yo creo que lo importante es comer sano, respetando horarios lo más que se pueda y disfrutar con ello. Con tus bruschettas yo lo haría.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, desde que me hice vegetariana, mis desayunos cambiaron mucho en cuanto a los ingredientes que utilizo (frutas, algunos frutos secos, algo de harinas - siempre integrales y en poca proporción – un poco de proteínas que vienen de la mano de un queso crema o de huevos revueltos, cocidos sin materia grasa, y mi mate infaltable Jajaja) no así en el tiempo que me tomo. Claro que esta receta no la preparo para un desayuno tradicional sino para un brunch de fin de semana que es más un almuerzo adelantado que un desayuno más habitual. De cualquier modo, esta preparación, como les dije en mi entrada, es perfecta para almuerzos o cenas livianos pero con mucho nutriente ;)
      Un beso enorme.

      Eliminar
  2. ¡Ay Silvina! Cuánto daría yo por poder disfrutar de un buen desayuno como el que nos has recomendado, con tiempo, sin prisas, aunque fuera un día al mes, pero es imposible, no tengo días de descanso, cuando me los tomo estoy tan estresada y cansada, que me levanto destrozada, y como Lola, del café con leche, pan con aceite de oliva virgen extra, o mantequilla y mermelada, no hay quién me saque, luego sí, ya para almorzar o cenar, si que me daría el gusto de prepararme un buen brunch, aunque fuera a deshoras, jajaja.
    Me encanta todo lo que le has puesto a esta bruchettas, que para mí son más que perfectas.
    Besitos, que pases un buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concha, me alegra mucho que te guste mi receta :) Como digo en la entrada, esta propuesta bien vale para un brunch (desayuno tardío que reemplaza, en uno solo, al desayuno y el almuerzo, por el horario en que se toma) de domingo o día festivo, o como almuerzo o cena livianos ;)
      Un beso grande para vos.

      Eliminar
  3. Hola Silvina! regresando, a mil con todo por hacer...Acabo de terminar "alocada" mi entrada de mañana viernes y comienzo a comentar en los blogs amigos.
    Quiero que sepas que los cuadraditos de ricota son a mi medida, que te he leído si bien no comentado, que me alegré mucho de saberte de regreso en tu cocina...Que todo se vaya acomodando es fantástico. Y aceptar "lo que hay" mucho mejor

    Respecto a desayunar tranquila disfrutando de los sabores, el aroma a café, las frutas, el jugo de naranja, la tostada con queso crema y algunas almendras y/o nueces es para mi un verdadero placer.
    Lo puedo hacer desde que no trabajo más. Soy de las que elijen dormir un ratito mas...así que mis desayunos durante mi vida laboral eran apenas un cafecito rápido y una galletita salada. Luego, a media mañana desayunaba el riquísimo mate cocido con pan que le daban a los niños en el Jardín de Infantes. (Supongo que siguen con la misma modalidad.)

    ¿La receta de hoy? Me encanta, pero al igual que Lola, no desayunaría con ella. En mi caso la elegiría para compartir con amigos y cerveza al atardecer de "un día agitado"
    El "brunchear" no es para mi...Los que son fanas de ello, los días domingos, son mi hija y su pareja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lu, me alegra que te hayan gustado los Cuadritos de ricota :) y me imagino que debés estar complicadísima con tanta cosa por delante, para organizar y preparar.
      Como le he dicho a Concha, esta receta de bruschettas es perfecta para un brunch de domingo o feriado en que nos levantamos más tarde, sin prisas, y que ya no salteamos el desayuno pero no queremos tomar un almuerzo tradicional. Sin embargo, también funciona de maravillas para una cena liviana con amigos como la que me describís ;)
      Abrazo grande para vos.

      Eliminar
  4. Silvina no sé donde tú vives pero en España tenemos unos horarios muy peculiares. Nos acostamos muy tarde, empezamos las jornadas de trabajo relativamente tarde en comparación con los países vecinos, tenemos jornadas partidas interminables, nos cuesta muchísimo salir de la cama... y al final lo paga el desayuno que hay mucha gente que se va de casa sin nada en el estómago casi a diario. A mí no me gusta apurar hasta el último minuto antes de levantarme, prefiero hacerlo con tiempo para hacer todo lo que quiera antes de irme al trabajo. Sin embargo no ha sido hasta que me quedé embarazada que he comenzado a desayunar mejor y más variado.

    Total, todo este rollo para decirte que me identifico mucho con lo que cuentas, que me encanta tu receta y que tengo pendiente hacer un mega brunh en casa

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca, aquí en mi país los horarios son muy variados, dependiendo de características geográficas y climáticas, en muchos casos. Sin embargo, si me refiero a Buenos Aires, específicamente, te pudo decir que tenemos horarios bancarios de 10:00 a 15:00 (aunque los empleados entran a trabajar en las entidades antes de su apertura y se retiran mucho más tarde también), los comercios arrancan entre las 09:30 y las 10:00, con un descanso, en algunos casos, entre las 13:00 o 13:30 hasta las 16:00 o 16:30, cerrando sus puertas a las 20:30 o 21:00 (y los shoppings7centros comerciales a las 22:00, con horario corrido desde las 10:00). Los empleados estatales pueden tener horarios que van de las 07:00 o 07:30 a 13:00 o 13:30 (según la época del año) o de 08:00 o 09:00 a 16:00 o 18:00. Entretanto, los colegios pueden iniciar la jornada a las 07:30 o 07:45, terminándola a las 16:00 o 17:00 (si son de jornada doble como en el que estudié yo) o terminan a las 12:00 o 12:30 si se trata del turno mañana, comenzando a las 13:00 y extendiéndose hasta las 17:00, si corresponden al turno tarde. Y así estoy siendo muy generalizada porque hay tantos otros horarios que no estoy tomando en cuenta porque sólo quiero darte un pantallazo general de cómo son las cosas por aquí. Ahora bien, a todo esto también hay que añadir que solemos almorzar y cenar tarde, por lo general (entre las 13:00 y las 14:00 el almuerzo y la cena puede ser entre las 21.00 y las 22:00 o 22:30 sin problemas). Claro, que en esto hay variantes como en todas las cosas… Por ejemplo, en mi casa, nos levantamos a las 05:30 y no nos acostamos antes de las 23:00 en días de semana, por razones de estudio y trabajo. De cualquier modo, me levante tarde o temprano (nunca más de las 09:00; no puedo, ni en fin de semana porque tengo algo así como un despertador interno que me hace saltar de la cama si me excedo de ese horario :D Ya dije que cada loco con su tema… Jajajaja) el desayuno es mi comida principal y le dedico el tiempo que considero es el apropiado. También es justo aclarar que no ceno por razones de salud; pero, eso no provoca que me despierte con hambre como para comerme todo (de hecho, tengo bastante “ritual” antes de sentarme a desayunar) y, además, cuando cenaba también me levantaba con la misma necesidad de arrancar el día bien nutrida y con calma ;)
      Me alegra mucho que te guste mi propuesta de brunch :) Estoy segura que si al porbás quedarás encantada ;)
      Un beso enorme para vos

      Eliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo para mi el desayuno es muy importante y ademas me tomo mi tiempo, me gusta este brunh feliz fin de semana besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah! ¡Eres de las mías, entonces! ;) Me alegra much que te guste mi propuesta para un desayuno de fin de semana.
      Besos para vos.

      Eliminar
  6. Hola guapísima, yo me apunto a todo lo que sea comer bien. Es cierto que el desayuno debería ser la comida más importante del día, pero nos topamos con la realidad y es que vamos cortos de tiempo generalmente. Por eso hacer un desayuno completo se suele reservar para el finde, justamente cuando menos se necesita porque muchas veces la mayor actividad se concentra al rededor de la tele, jajaja, pero en fin, como nos sabemos muy bien la teoría algún día seremos capaces de aplicarla... tal vez cuando nos jubilemos (¿?). Bueno, tus tostas me sirven igualmente para una rica cena, una combinación de alimentos perfecta y desde luego una pinta que te mueres!!!
    Un besazo niña, feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, me alegra mucho que te guste mi propuesta, apta tanto para desayunos con tiempo como para cenas livianas y completas :)
      Te mando un beso enorme y te deseo una hermosa semana.

      Eliminar
  7. Hola Silvina, nunca puedo salir de casa sin desayunar, es más , creo que sueño con el desayuno. Simepre son tostadas, zumo de naranja natural, mermelada casera, o miel o nuestro típico desatuno de tostadas con tomate y aceite de oliva... Así que dría algo por levantarme y que alguien me tuviera en la mesa un sesayuno como el tuyo, ainssss, qué bueno y ué forma tan estupenda de empezar el dia!! Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Elisa, entonces, aquí has encontrado la excusa perfecta para que en casa se luzcan con un desayuno de fin de semana con todas las letras y para sorprenderte como debe ser ;)
      Me alegra mucho que te guste mi receta :)
      Un beso enorme para vos.

      Eliminar
  8. Hola Silvina! Veo que usas la misma técnica que yo para los huevos pochés jaja! Yo ya probé hacerlos de la manera tradicional y siempre he fracasado, ya no malgasto más huevos y los preparo como tu, mucho más práctico y SEGURO jajaja! En mi rincón tengo una receta de brunch y menuda casualidad porque es una receta que publiqué al principio de tener el blog y justo ésta semana he estado pensando en "renovarla" un poco... No tiene nada que ver con la tuya, qué madre mía, menudo brunch te preparas amiga! Yo si eso una mañana me paso para desayunar, me saldría un poco caro el plato pero mira valdría la pena jeje! Me ha encantado todo lo que lleva tu receta, todos los ingredientes combinados así tiene que ser una delicia y empezar el día con tal maravilla sería un placer!! Me apunto tu receta! Aunque aquí para los espárragos ya hay que esperar al año que viene.... Ah! Yo también tengo el TOC de "Fotos bonitas sí pero sin arruinar las tablas por favor" ;P
    Un besote! Y hasta la semana que viene!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina, me alegra mucho tenerte por mi cocina y que te guste mi propuesta :) Con el TOC compartido, me siento menos sola Jajaja ;P La verdad que este modo de hacer los huevos poché resulta o resulta y, mientras tanto, una queda como una reina sin complicarse para nada ;)
      Te mando un beso enorme.

      Eliminar
  9. madre mia que delicatessen!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste mi propuesta :)
      Besos.

      Eliminar
  10. Para mí el desayuno es fundamental cada día, también soy de los que se levanta antes con la idea de tomar un desayuno en condiciones, aunque sacrifique tiempo de sueño.

    En cuanto a la propuesta que nos haces, estoy salivando con esta idea tan maravillosa, me parece que la combinación tiene que ser fantástica

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah, Javier, sos de los míos, entonces! Jajaja :D Yo no puedo (ni quiero) arrancar mi día si no me tomo mi buen desayuno, tranquila y relajada :)
      Me alegra mucho que te guste mi receta y te garantizo que los sabores se amalgaman a la perfección, quedando un bocado muy sabroso y delicado, sea para un buen desayuno, una comida ligera o un tentempié con buen alimento.
      Gracias por pasar por mi cocina. Abrazo.

      Eliminar
  11. Hola, hooola!!
    Ummm..Qué ricas brochetas. Me encanta cómo has preparado la receta entera. Con dedicación, con mimo y con cariño...De ahí, el resultado tiene que ser genial sí o sí, como se ve en las fotos. ¡Quién pudiese probarlas! =)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste mi receta :)
      Gracias por haber pasado por mi cocina ;)
      Abrazo enorme para vos.

      Eliminar
  12. Que delicia de bruschettas!! Yo seguro te pedia doble!
    Bs

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Hola Silvina!! Espero que en las vacaciones te hayas recuperado definitivamente. Por tu laboriosa propuesta para el desayuno, deduzco que ha sido así. Estoy totalmente de acuerdo contigo, un buen desayuno es fundamental para pasar un buen día. Nos escondemos con demasiada frecuencia, detrás de que vamos contra-reloj y no tenemos tiempo, cuestión de planificarse. Tu receta ideal, están presentes carbohidratos y proteínas.
    Feliz semana, bstes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores