Receta de Navidad. Mini budines de almendras y jengibre

En esta oportunidad, les propongo otra receta sin gluten; pero, apta para todo mundo. Seguramente, si pensamos en jengibre y almendras, la Navidad es la imagen que primero viene a nuestra cabeza, ¿verdad? Pues bien, hoy quiero convidarles unos bocados deliciosos, con poquísimos ingredientes, que harán de la mesa dulce de estas fiestas un pequeño paraíso de sabores 😉



Tal cual la presento, la receta no es apta para niños, pero haciéndole algún minúsculo ajuste quedará perfecta para toda la familia 😋😍



Con batidora eléctrica (o a mano, si tenemos buenos brazos), batimos 2 huevos hasta que doblen su volumen y queden de un color más claro. Este paso del proceso es fundamental para conseguir que nuestros mini budines/bizcochos crezcan al hornearlos, porque no cuentan con ningún tipo de leudante químico.


En ese momento, añadimos 8 cucharadas de pasta/manteca/mantequilla de almendras (si es casera y orgánica, mucho mejor; aunque se consiguen algunas artesanales de excelente calidad. En mi caso, está endulzada con miel) junto con 1/2 cucharadita de jengibre en polvo, 4 cucharadas de fécula de mandioca/yuca y 2 cucharadas de azúcar integral/mascabo. Continuamos batiendo a velocidad media hasta integrar bien y lograr una mezcla homogénea.



Entonces, volcamos la preparación en un molde para mini budines, previamente humedecido con rocío vegetal, o untado con aceite o manteca/mantequilla, que habíamos dejado enfriándose en la heladera/nevera/refrigerador hasta este momento. Rellenamos cada hueco hasta la mitad de su capacidad o un poquito más (pero, no mucho) para que no se derramen durante la cocción (porque crecen, se los garantizo).

Cocinamos en horno precalentado a 170° C por unos 10 minutos y, luego, a 190° C por otros 8 minutos más, o hasta que los bordes se doren y se noten algo separados del molde. En ese momento, los dejamos enfriar un rato antes de desmoldarlos y, más tarde, ya desmoldados, terminamos el enfriado sobre rejilla.


Para decorar, preparamos un glaseado de licor irlandés que se realiza en un minuto (o menos Jajaja) y les  queda como pintado. En un bol, disponemos 2 cucharadas de licor irlandés/de whiskey junto con 1/3 de taza (unos 80 gramos aproximadamente) de azúcar integral/mascabo. Mezclamos bien hasta disolver el azúcar en el medio líquido, logrando obtener una mezcla algo espesa. Con ella bañamos los mini budines/bizcochos, decorándolos además con jengibre confitado y picado.


Y eso es todo... Ya ven, una receta súper sencilla, rápida y exquisita, a base de dos de los protagonistas más típicos de la pastelería navideña (almendras y jengibre). El resultado final son unos budines pequeños, con un interior muy húmedo, pleno de sabor y aroma. Les advierto que son contundentes, aunque no caen pesados al comerlos, porque son de textura densa al mismo tiempo que algo cremosa. ¿Calorías? Para ser honesta: Un montón (pero, de las buenas; eso sí). Por eso, debemos moderarnos en su consumo (aunque, díganme qué dulce típico de las fiestas no rebosa de calorías entre frutos secos, harinas, azúcares y frutas deshidratadas...).



Algunas observaciones y recomendaciones finales: Con estas cantidades salieron unos 6 mini budines/bizcochos.

La pasta/manteca/mantequilla de almendras puede reemplazarse por otras pastas o mantecas/mantequillas de frutos secos. Queda muy bien, por ejemplo, con pasta de avellanas.

Como la pasta de almendras que utilicé contenía miel, le añadí muy poca cantidad de azúcar a la receta de la masa (más aún, porque sabía que el glaseado sería bien dulce). Si utilizan una pasta sin endulzar procuren ajustar este ingrediente de acuerdo a sus preferencias personales.

Entretanto, pueden reemplazar el jengibre en polvo por canela o una mezcla de ambas especias que quedan muy bien. 

La fécula de mandioca/yuca de la receta puede sustituirse por almidón de maíz, harina de almendras, harina de coco, harina de arroz integral...



Si en casa no tienen molde de budincitos/bizcochitos pueden reemplazarlo por uno de muffins; quedarán perfectos de cualquier modo. Yo utilicé este formato porque me gustó como quedaban y porque quería darle uso al molde que tenía comprado hacía un tiempo.

En caso que se agrieten un poquito al enfriarse, no se preocupen demasiado porque el glaseado cubrirá cualquier pequeña imperfección.

Si así lo prefieren, en lugar de jengibre confitado, pueden decorar cada pieza con cascaritas de naranja o con almendras fileteadas.

Para que sean aptos tanto para grandes como para pequeños, pueden sustituir el glaseado de licor irlandés/de whiskey por uno de jugo de naranja que se lleva estupendo con las almendras.

Como les dije antes, es muy importante lograr un batido de huevos bien esponjoso y aireado porque de él depende que los mini budines/bizcochos crezcan en el  horno, quedando livianos y no unos mazacotes pesados.



Unos pocos ingredientes, un rato de trabajo y otro de horneado logran unos bocados súper sabrosos, perfectos para acompañar turrones, panes dulces, garrapiñadas y galletas clásicas que pueblan nuestras mesas navideñas.

Espero que les tiente la idea que les propuse tanto como para que decidan probarla en casa 😉 

Nos reencontramos el viernes. Hasta entonces, les dejo mis mejores deseos. Disfruten de la vida junto a sus seres queridos y experimenten en la cocina que siempre sale algo bueno de allí 😘😘😘

Textos y fotografías: ©Bouquet Garni Recetas - Silvina L. Fernández Di Lisio
Digiscrap: ©Cottage Arts/Magnolia's Place/Design by Gennifer Bursett/Jennifer Labre Design/Bouquet Garni Recetas

 

Comentarios

  1. Así con almendra que buenos.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  2. Silvina... pero qué locura!!! Aunque tengan tropecientas mil calorías... de las buenas eso sí, me muero por poderme sentar un ratito contigo, disfrutar de unos mates, un cafecito... un tecito o cualquier otra cosa... y comerme uno de estos espectaculares budincitos!! Pero qué espectáculo y qué fáciles de hacer... te aseguro que aunque se pase la Navidad, y no los haga... caerán en alguna otra ocasión dulce del año, ya lo verás... te lo prometo, porque sinceramente, me has enamorado con tu receta de hoy. Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Que ricos y con ese glaseado mas buenos ,besitos

    ResponderEliminar
  4. Se ven irresistibles, el jengibre en mi casa se utiliza mucho , tengo una hija a la cual le encanta, es capaz de comerlo, pelado y a tacos tal cual, crudo, con lo que pica ! yo prefiero el jengibre cocinado o en infusión por esto estos pequeños budines saborearlos debe ser un placer. Me apunto la receta ;) Besos.

    ResponderEliminar
  5. Son tan bonitos que lo primero que alimentan es la vista. Todas estamos ya en modo Navidad y pensando qué llevaremos a la mesa en los distintos dias de celebración, éstos mini budines no son para pensárselo mucho y ponerlos en alguna ocasión, sin duda acompañarán buenos momentos con los que más queremos. Lo mismo deseo para tí, que pases una muy Feliz Navidad con los tuyos. Nos vemos en el Año Nuevo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Te han quedado de relujo no lo siguiente ademas de estar de muerte relenta .
    Te deseo tengas unas muy felices fiestas y un prospero 2018 !
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  7. Cuando veo que con tan pocos ingredientes sale algo tan rico siempre me sorprendo, imagino que además del sabor tienen que tener un aroma estupendo

    Te deseo felices fiestas, que lo pases genial estos días!!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Que ricor Silvina!
    Me encantan el jengibre tanto como la canela.
    Y que belleza de presentación les has hecho!
    Aprovecho esta entrada tan navideña para desearte que todo lo bueno y bello que quieras que te suceda se haga realidad. A empezar el 2018 con el pie derecho querida.

    Estoy de vacaciones aunque en mi ciudad. he decidido no realizar ninguna actividad como has leído en mi blog.
    A propósito, gracias por tus buenos deseos también.
    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  9. Hola preciosa, la Navidad es todo menos light.. qué le vamos a hacer, tenemos que atiborrarnos de calorías para que nos parezca que hemos disfrutado como enanos, y no aprendemos porque a pesar de que la racionalidad te dice que es una estupidez se impone la tradición, hay que atracarse de todo y luego ya veremos... Tus pastelitos, minibudines me han parecido fantásticos, ahora mismo me tomaba un par con un café, no te digo más.
    Silvina, preciosa, te deseo una Navidad maravillosa, que disfrutes muchísimo con los tuyos y sobre todo que el año que entra te regale buena salud y algo de suerte que nunca viene mal.
    Un abrazo enorme.
    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Agradezco mucho que te tomes el tiempo de visitar mi cocina. Por eso, si mi receta te gusta, te resulta útil o si te quedó alguna duda, me encantaría que me dejes tu comentario así puedo contestarlo y visitarte.
Que disfrutes el paseo y espero que regreses pronto ;)

Google+ Seguidores